Cortisol, también conocido como hormona del estrés, Es producido por las glándulas suprarrenales, situadas sobre los riñones. Su tarea es salvaguardar las funciones vitales del organismo, limitando algunas funciones innecesarias a corto plazo.

Además, el cortisol participa en el síntesis de glucosa, Aumentando sus niveles en el torrente sanguíneo. Por tanto, sus funciones son extremadamente importantes para el bienestar general del organismo.

Por este motivo, hay que asegurarse de que sus niveles son correctos y que no sufran variaciones peligrosas.

Cortisol bajo: causas y síntomas

De hecho, debido a algunas condiciones psico-físicas, el cortisol puede experimentar un aumento de la producción, pero también grandes déficits. En ambas condiciones, las molestias físicas no son insignificantes, lo que puede convertirse en fuerza peligrosa.

Dado que las causas y síntomas del cortisol ya se han tratado anteriormente, hoy nos centramos en las motivaciones y soluciones inherentes ainsuficiencia suprarrenal.

Cortisol bajo: cuáles son las causas

Las causas que pueden provocar una producción insuficiente de cortisol son de naturaleza muy diferente. Antes de entrar en las explicaciones de las dos tipologías reconocidas, es importante que sean conscientes de cuánto es estilo de vida impactos en este tema.

Una dieta sana y desequilibrada, un esfuerzo físico excesivo y sobre todo estados de nerviosismo y estrés repetitivos, afectan negativamente el desarrollo del cortisol.

Por este motivo, como se puede leer en el párrafo dedicado, es muy importante establecer un rutina saludable por tu cuerpo.

En cuanto a las causas físicas, pero, hasta ahora se han reconocido dos tipos de insuficiencia suprarrenal, diferente de las causas que las desarrollan.

Veamos juntos concretamente qué es:

Insuficiencia suprarrenal primaria

Esta patología también se conoce ampliamente como Enfermedad de Addison. En este caso, tratamos de una forma primitiva del problema, desarrollada debido a un mal funcionamiento de la glándula suprarrenal.

Sin embargo, esta tipología sigue siendo actual forma muy rara, Que afecta aproximadamente a una de cada 7,5.000 personas. Su aparición se debe a menudo a algunas enfermedades autoinmunes contra los órganos glandulares, como, por ejemplo, el tiroides.

La diabetes tipo 1, la insuficiencia ovárica prematura y los problemas de salud de la piel también se pueden considerar competidores de esta forma de insuficiencia suprarrenal.

Finalmente, a pesar de hace un tiempo una de las causas principales fue la tuberculosis, Hasta ahora, el problema se limita principalmente a los países en desarrollo.

En cuanto a los síntomas, estos pueden llegar a no presentarse hasta que casi toda la corteza suprarrenal se haya destruido completamente.

Insuficiencia suprarrenal secundaria

Con respecto a este segundo tipo de insuficiencia, la causa principal se debe a un problema hipófisis, es decir, el glándula pituitaria. Este último, situado en la base del cráneo, tiene un papel muy importante en el control de la actividad suprarrenal.

Para ello, esta glándula emite una hormona específica, laACTH, El trabajo es estimular la producción de cortisol.

Cuando su liberación es demasiado bajo, la glándula suprarrenal ya no se estimula para producir cortisol y se inicia una fase déficit. El tipo secundario es mucho más extendido y común que el primario, y puede serlo temporal.

Muy a menudo, de hecho, esto ocurre después del final de una terapia basada en medicamentos para la cortisona. Los síntomas también son mucho más leves que los presentes en insuficiencia primaria.

Uno de los síntomas que suele faltar en comparación con el primer tipo es eloscurecimiento de la piel, Ya que los niveles de ACTH son más bajos que en una situación normal.

Sin embargo, aunque puede haber algunos trastornos relacionados con la normalidad del ciclo menstrual, la erección, el crecimiento físico normal y la infertilidad. EL tiempo de recuperación desde la insuficiencia secundaria pueden variar desde pocas semanas hasta unos pocos meses.

Síntomas bajos de cortisol

Como hemos visto hasta ahora, la producción correcta de cortisol confiere bienestar en todo el organismo. Sin embargo, cuando sufre cambios, se pueden producir algunas enfermedades.

Sin embargo, es muy difícil reconocer los síntomas asociados a la insuficiencia suprarrenal. De hecho, aparecen de una manera inespecífica y huelga, dando pocas posibilidades de entender la causa desencadenante. Entre los más comunes encontramos:

  • Debilidad aumentada;
  • Dolores musculares;
  • Mayor pérdida de peso;
  • diarrea o estreñimiento;
  • Náuseas y vómitos;
  • Estabilidad de la presión arterial;
  • Mareos y desmayos
  • hipoglucemia;
  • deshidratación;
  • Pérdida de pelo

Como puede ver, algunos de estos síntomas se pueden producir de manera indiferente a causa de un desarrollo insuficiente del cortisol. Por este motivo, identificar el problema raíz es muy difícil.

Además, no necesariamente aparecen al mismo tiempo. Por este motivo, la mayoría de las veces solemos esperar a manifestaciones más evidentes, que incluso pueden ser muy graves.

De hecho, en un 25% de los casos, la insuficiencia suprarrenal se diagnostica durante un crisis suprarrenal.

Este último se puede desarrollar después de un periodo de estrés físico extremo, pero también después de una enfermedad, trauma o infección.

Sea como sea, los síntomas de una crisis suprarrenal son mucho más evidente, Y no se puede confundir con ninguna otra patología:

  • Dolor intenso en las piernas y en la espalda;
  • Vómitos y diarrea que conducen a la deshidratación
  • desmayo
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de estómago.

Si se producen estas condiciones, es muy importante consultar a un médico. De hecho, la crisis suprarrenal puede ser fatal y, por este motivo, es imprescindible intervenir inmediatamente.

Cómo aumentar el cortisol

En esta sección nos centraremos en las soluciones más válidas para restaurar los niveles de cortisol a su equilibrio normal. Como veréis, encontrará dos párrafos: el primero dedicado a las soluciones naturales y el segundo a las farmacológicas.

Sin embargo, si la situación no lo requiere inmediatamente, se recomienda comience a mejorar algún aspecto de su vida diaria antes de recurrir a la medicación.

Suplementos para aumentar el cortisol

Puede elevar el cortisol utilizando mejores suplementos para aumentarlo (lista completa aquí).

Se trata de suplementos naturales a base de regaliz y hierro. Por lo tanto, consulte nuestra guía indicada anteriormente si desea obtener más información sobre la integración recomendada a seguir.

soluciones naturales

Esta categoría incluye todas aquellas afecciones que le ayudarán a restaurar la cantidad adecuada de cortisol en la sangre. De hecho, muchas veces es sólo una estilo de vida equivocado implicar molestias físicas.

Por este motivo, el primer paso es iniciar un proceso de mejora de las rutinas diarias. En primer lugar, es importante mantener el poder bajo control. De hecho, esta última tiene un impacto primordial en el correcto funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

En primer lugar, es aconsejable alejarse de los alimentos ricos en azúcar y en carbohidratos refinados. Lo ideal es desarrollar una dieta equilibrada, rica en dioses nutrientes correctos para evitar que los niveles de cortisol caigan en picado.

Para que no se produzca esta condición, tenga cuidado de consumir buenas cantidades de frutas, verduras y cereales integrales.

Entre los frutos más adecuados encontramos los cítricos, y en particular los pomelo.

De hecho, este fruto elimina las enzimas que reducen la producción de cortisol, ayudando a las glándulas suprarrenales a aumentar la producción. Si le gusta, incluso el regaliz cumple la misma función que los cítricos y, por tanto, es muy útil para combatir la insuficiencia suprarrenal.

El pomelo ayuda a aumentar los niveles de cortisol

Finalmente, dado que uno de los síntomas principales del bajo cortisol es una disminución notable de energía, que desee introducir alimentos ricos en hierro en su dieta.

En este caso nos referimos a carne roja, huevos, cacahuetes y leche. Otro aspecto importante es el reducción de los estados de estrés. El primer paso, por tanto, es tener un horario de sueño regular.

Ir a la cama al mismo tiempo y despertarse al mismo tiempo es una buena manera de ayudar a la producción de cortisol.

Este último, de hecho, se produce durante horas nocturnas, Y es por este motivo que es muy importante establecer buenos hábitos para descansar bien y profundamente.

Finalmente, es importante practicar actividades agradables y relajantes, que no incluyan el estrés físico. Incluso el yoga o la meditación sólo son aliados de la estimulación del cortisol.

Por tanto, en esencia, construir una rutina diaria sana permite obtener beneficios importantes antes de llegar a terapias más específicas.

soluciones farmacológicas

Si la situación continúa empeorando y con haber mejorado el estilo de vida no era suficiente, se pueden utilizar otras soluciones. Se trata de tomar suplementos o medicamentos que aumenten inmediatamente el nivel de cortisol en la sangre.

Sin embargo, en este caso, el médico deberá aconsejarle sobre el tratamiento más adecuado a su caso.

En general, sin embargo, si los niveles de cortisol son excesivamente bajos, se utiliza la terapia de reemplazo hormonal. Esto se llama así por la contratación de corticosteroides oralmente, prescrito por el propio médico.

Sin embargo, si los niveles de cortisol son drásticamente bajos, deberá recurrir a sus inyecciones. Dado que esta hormona se utiliza para controlar el estados de estrés, Encontrarse en una situación de ansiedad o nerviosismo puede ser muy peligroso.

Por este motivo, siempre bajo supervisión médica, se le pueden prescribir algunos inyecciones de cortisol, Para recorrer por necesidad. Sin embargo, estas soluciones ayudan a mantener a raya los síntomas principales, pero no curan la raíz del problema.

En consecuencia, para encontrar la terapia o el tratamiento adecuados para su caso, es fundamental ponerse en manos de un profesional.

Give a Comment